Inicio Foro Descargas Noticias Listado de fabricantes Facebook Twitter Directorio de Blogs Contacto

La Armada  »  Wargames y Miniaturas  »  Wargames futuristas  » Tema: PUNKAPOCALIPTIC: Clint "el Guapo", aventuras y desventuras de un KFC
AVISO: Se han incrementado las medidas anti-spam, si ten√©is alg√ļn error al escribir o registraros, usar el formulario de contacto.

>> Formulario de contacto <<

PUNKAPOCALIPTIC: Clint "el Guapo", aventuras y desventuras de un KFC
P√°ginas: [1] 2
Categoría:
I
* madrid Abrasapuentes
Sargento (327 puntos)

#1
21/03/17, 22:35
Aqu√≠ estamos por f√≠, la pe√Īa ya ha escuchado hablar de la pe√Īa de la Coronel Sanders... S√≠, chavales, nosotros pertenecemos a la tribu KFC y la gran Coronel Sanders es quien gu√≠a nuestros pasos. Cuando los coches meaban gasolina y para papear lo √ļnico que hab√≠a que hacer era abrir una puta puerta y agarrar la mierda que quisieras llevarte al gasuzo..., Coronel Sanders era quien te pod√≠a dar el mejor papeo en cualquier rinc√≥n. Y as√≠ el nombre de KFC fue glorificado en todas las partes...


Cuando mi pe√Īa rebuscaba entre las ruinas de lo que fu√© y se perdi√≥ para siempre, encontramos el libro del Coronel con sus recetas de ingredientes secretos... Desde entonces muchas lunas han pasado desde que empezamos a buscar todos los cachibaches que hagan falta para reabrir el primer KFC del P√°ramo... . Quien tenga huevos que venga a probar nuestra receta de galligarto a los rastrojos, y a quien no le guste, que le joda una nardipolla...





(Las minis son un auténtico lujo, un encargo que le hice a Raivan, le di libertad total y el resultado aquí lo tenéis..., acojonante)


Mi primera elección para jugar fue hacerme una banda de pandilleros, quise darle un aire diferente a mi banda y decidí darle una historia para ella:

 ¬ŅY si a uno de esos fulanos se le frieron los sesos del calor en una de sus traves√≠as y tras encontrar un men√ļ del KFC quiere recrear un esas viejas glorias pasadas...?.

As√≠ que decid√≠ que mi gente iba a ser un grupo de tronados que se dedican a  recorrer el P√°ramo y entre las ru√≠nas de las viejas ciudades en busca de lo necesario para volver a poner en pie el "imperio del gran Coronel Sanders"




     
I
* madrid Abrasapuentes
Sargento (327 puntos)

#2
21/03/17, 22:37

√öltimamente en Puentechatarra, se est√° empezando a hablar de Clint ‚ÄúEl Guapo‚ÄĚ, el encargado que tienen los "Kentuchy Fries Chikken"en el nivel tres del segundo pil√≥n de Puentechatarra. Ah√≠ abrieron el tercer antro de su fanqri, facri, francri‚Ķ, co√Īo, el tercer garito con el mismo nombre que han abierto la Coronel Sander y sus KFC. El t√≠o no es el m√°s avispado, ni el m√°s limpio, ni tampoco muy hablador que digamos, pero el cabr√≥n los tiene bien puestos y por eso est√° al mando de los chavales de la Sander que se dedican a mantener sus negocios seguros y libres de tocahuevos.

Los chavales de la Coronel hasta ahora no hab√≠an empezado a jugar con los mayores, s√≥lo se hab√≠an dedicado a vender su mierda de galligarto con la salsa secreta esa que le echen por encima, que mira que te abrasa la puta boca la muy cabrona, pero tambi√©n es verdad que te ayuda a gasuzar mejor esa puta carne de mierda con la que nos envenenan en todos los garitos de aquella zona. Hasta ahora se dedicaban a apalizar al mam√≥n que no pagaba por lo que com√≠a, al mutardo que asomaba el jeto o lo que co√Īo tengan esos fetos malparidos por sus negocios o a esos cabrones que van dejando papelitos en las mesas de sus garitos sobre nosequemierda pidiendo pasta para mierdas varias
Pero √ļltimamente han tenido que empezar a dar la cara para que los dem√°s no se las partan y se meen en su puta calavera. As√≠ que la coronel ha empezado a mover a su pe√Īa y cuando no los tiene en sus garitos despellejando galligartos para echarlos a la cazuela, los tiene pateando el P√°ramo haci√©ndose un nombre‚Ķ


Pues nada, aqu√≠ ir√© contando y colgando fotillos de como le van las cosas a mis muchachos en las partidas de la campa√Īa que hemos organizado la gente de Madrid...

     
I
* madrid Abrasapuentes
Sargento (327 puntos)

#3
21/03/17, 22:42
‚ÄúMuerde la Bala‚ÄĚ

Joder la que li√≥ el otro d√≠a la puta loca de Danny ‚ÄúLa pagadora‚Ä̂Ķ, a√ļn se habla de c√≥mo maneja el palitoque desmocha chotas‚Ķ, que hijaputa con lo poquita cosa que parec√≠a‚Ķ

Me contaron que estuvieron por all√≠ por donde los Bald√≠os de la Rasposa, que √ļltimamente no para de dejarse caer pe√Īa por all√≠ tras las mierdas desenterradas del puto tarado del Pitt ‚Äúel Bombas‚ÄĚ. Al muy cabr√≥n le iba de vicio volando el puto suelo‚Ķ, el t√≠o cavaba un buejro, met√≠a sus cachivaches explosivos caseros‚Ķ, y Catap√ļm‚Ķ, a tomar por culo el bujero tan gordo que abr√≠a en el suelo, m√°s grande que el que te deja una nardipolla el d√≠a que te pilla por banda. Y luego a rebuscar entre las cosas que aparec√≠an debajo de la tierra‚Ķ . Y mira que le iba bien al t√≠o mierda, hasta que dej√≥ de irle bien y adem√°s de volar el bujero de turno, se vol√≥ del puto cuello para abajo, que a√ļn andan encontrando cachos del t√≠o mierda cuando rebuscan entre todas las cajas y dem√°s mierdas que salieron a la superficie despu√©s de su petardaco final‚Ķ
La cosa se ha puesto caliente cuando la pe√Īa empez√≥ a encontrar putas balas entre toda la mierda que hab√≠an por all√≠ tirada, si son las que el gilipollas de Pitt llevaba encima o las sac√≥ p¬īafuera no le importa a nadie un moj√≥n, lo que importa es hacerse con ellas‚Ķ

Y all√≠ se encontraron Clint ‚Äúel Guapo‚ÄĚ, de los KFC con los putos quemados de los Hijos de la anarqu√≠a Birrafr√≠as‚Ķ, que todo hay que decirlo, solo un puto iluminado colgado se inventar√≠an un nombre as√≠. Si ya os digo yo que esos mingapochas se beben la mierda de petr√≥leo que sacan de sus gujeros en el suelo y as√≠ tienen la cabeza‚Ķ


La campa√Īa empezaba con mi banda compuesta por 5 pandilleros equipados de esta forma

Clint ‚ÄúEl Guapo‚ÄĚ equipado revolver y una bala
Alabama, pandillera con maza
Pitt el Bizco, arquero
Susi Flecha Azul, arquera
Danny ‚ÄúLa pagadora‚ÄĚ y su sobresaliente maza

Yo desplegué en la parte izquierda de la mesa y Pedro con sus Hijos de la Sangre Negra en el derecho. Por cierto, agradecer al gente de 7 grado, que ya nos ha abierto dos veces sus puertas para que podamos ir a jugar nuestras partidas allí y además de ser gente supermaja tienen una coleeción de escenografía que es la envidia de cualquiera. Como muestra el depósito de gasolina que tienen currado que es magistral…




El primer turno pas√≥ de lo m√°s r√°pido, con la gente de una lado y otro corriendo para pillar las mejores posiciones para llegar a los objetivos y tratar de abrir los dep√≥sitos para ver si hab√≠a balas en ellos. Mi jefe Clint ‚ÄúEl Guapo‚ÄĚ corri√≥ dep√≥sito de balas de la derecha porque s√≥lo llevaba una bala en su pistola, lo hizo acompa√Īada de Alabama, pandillera con maza buscando compensar un poco los n√ļmeros, ya que enfrente ten√≠a 7 hijos de la sangre y no quer√≠a dejar a mi jefe vendido‚Ķ R√°pidamente se vi√≥ que el grueso de la partida se iba a desarrollar en torno al remolque del cami√≥n, que ocupaba el centro de la mesa.

Por la izquierda mand√© a Susi Flecha Azul, una de mis arqueras y a Danny ‚ÄúLa pagadora‚ÄĚ con su sobresaliente maza‚Ķ



Mientras que a Pitt el Bizco, mi otro arquero, lo puse a subir como un campeón el depósito de gasolina, (fue una cagada táctica por mi parte, ya que podía haberlo desplegado en el depósito, no arriba del todo, pero si en la plataforma intermedia, ya que se encontraba dentro de mi zona de despliegue y al tener escaleras, no tenía que haber perdido 2 turnos en llegar hasta arriba).

El segundo turno se pasó también muy rápido, cada banda pilló dos objetivos, abrimos los depósitos, pillamos las balas correspondientes y creo que a Pedro le tocó uno vacío en la correspondiente tirada. Con Pitt terminé de subir hasta lo alto del depósito y lo dejé listo para los siguientes turnos.



A partir del tercer turno empez√≥ el turr√≥n y todo se aceler√≥ mucho, a Clint lo tumb√≥ la jefa de los Sangre negra de un disparo, uno de esos aguiluchos avanz√≥ para saquear a Clint y Pitt el Bizco le tumb√≥ de un flechazo..., ser√≠a la √ļnica baja que causar√≠a en toda la partida a pesar de su privilegiada posici√≥n..., pero claro, ¬Ņa qui√©n co√Īo se le ocurre darle un puto arco a un ojo pipa...?
 


Mientras tanto Alabama carg√≥ contra otro de esos mamones y lo tumb√≥ de un garrotazo, estaba dispuesta a defender a su jefe hasta las √ļltimas consecuencias y vaya si lo hizo... Pero poco dura la alegr√≠a en casa de los KFC, porque enseguida fue superada y cay√≥ al lado de su jefe, donde fueron vilmente saqueados los dos‚Ķ, malditas ratas rasteras hijos de un surtidor trucado‚Ķ, dos balas, una pipa y una maza me levantaron‚Ķ .



Mientras tanto, Susi y Danny, volvieron corriendo hacia donde estaban todas las tortas y donde se estaban concentrando los Hijos al oler que las cosas por allí se estaban poniendo fáciles, sólo la presencia de Pitt en lo alto del depósito les achantó un poco y eso me permitió ganar un poco de tiempo para que las dos pandilleras llegaran allí para equilibrar las cosas… No sabían los pobres bastardos que Pitt con el ojo que mejor ve, es el del culo, donde pone el ojo pipa, la flecha se va a tomar por culo... .

Susi cargó su arco y tumbó a otro de esos comemierdas..., y Danny..., joder con Danny, que cuatro turnos finales hizo..., tres fulanos tumbó de tres garrotazos, pim, pam, pum..., y encima recuperó la pipa y las balas que le habían levantado a Clint "el Guapo".







Los Birrafr√≠as se retiraron del campo de batalla recogiendo un buen pu√Īado de pi√Īos que la Danny les hab√≠a quitado a base de hostias limpias mientras  no paraban de escuchar sus gritos...:

 "A tomar por culo sangre sucias". "Anda y que os folle una nardipolla en llamas, que eso seguro que os las pone dura...

--------------------------------------------

Cuando terminamos la partida hicimos las tiradas necesarias de subidas de experiencia, las tiradas para ver que hab√≠a ocurrido con los heridos y las recaudaciones de chapas que llevaba cada banda. Lo mas rese√Īable es que todos se recuperaron bien, menos Alabama, que recibi√≥ una buena hostia y la pr√≥xima pelea la ver√≠a sirviendo mesas en el KFC..., y a partir de entonces le tocar√≠a hacer una tirada de 1D10 antes de cada combate y con un 1 √≥ 2 se la perder√≠a.
Lo m√°s rese√Īable es que en las tiradas de experiencia, Danny obtuvo dos mejoras en Precisi√≥n..., por lo que obviamente lo primero que hice fue retirarle el arco a Pitt, darle el puto palo de Danny a ver si consigue fijar la mirada cuando de pegar hostias a corta distancia se trata y a Danny le pas√© su arco. Con una precisi√≥n de 6..., se convertir√° en una tiradora mort√≠fera.

Decir que la partida estuvo re√Īid√≠sima hasta la √ļltima tirada de dados, de hecho fue en la √ļltima tirada cuando Danny tumb√≥ a su √ļltimo enemigo. Reconocer que Pedro mantuvo la partida viva porque iba a jugarla y le apetec√≠a ir a por todas, ya que a mediados de la partida, yo s√≥lo le hab√≠a tirado una mini y √©l me hab√≠a tumabado el jefe y una pandillera. a m√≠ me quedaban 3 minis en pie y a √©l 6. Ten√≠a hambre de victoria y yo tuve suerte en las tiradas finales.

Por otro lado reconozco que el arco es un arma que potencia mucho a los pandilleros en combate a larga distancia frente a otros enemigos que no disponen de ese arma. Por contra el elevado coste en punto de cada pandillero hace que las partidas que jueguen con otras bandas lo hagan en minoría, por lo que hay que cuidar muy bien las minis, cada baja pesa mucho en tus planes.

Un lujazo jugar con Pedro y sus chicos. Cuando puedan acceder a las armas propias de su facción van a dar mucha guerra

     
I
* baleares Criamon
Suboficial Mayor (1819 puntos)

#4
21/03/17, 22:49
Has visto la peli Origen, Abrasapuentes?? pues tal cual eso has hecho en mi cerebro! me has grabado a fuego el hype del Punkapocalyptic y no hay forma de sacarmelo  :vik :vik :vik
Encima viendo tu espectacular banda (enhorabuena Raivan por el trabajo!) y tu gozada de trasfondo haces que las ganas de meterme se multipliquen por infinito. Espero poder cruzar alguna vez unas palabras, porrazos y sobretodo unas buenas risas en una mesa de juego con tus KFC's.
Ya nos vas contando tus avances.  ;)

     
I
* madrid Suber
Alférez (3363 puntos)

#5
21/03/17, 23:25
Absolutamente tremendo. Me encanta esa mesa, me encantan esas minis y he disfrutado del informe. ¬°Punkap al poder! :vik

     
I
* aragon Lemariont
Cabo (101 puntos)

#6
22/03/17, 08:08
Est√° genial todo! Las minis, la historia! ????????????


Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk

     
I
* paisvasco Gudari-ToW
Alférez (3973 puntos)

#7
22/03/17, 09:55
Brutal el "microuniverso" que te has sacado de la chistera con una banda con carisma y una partida que tuvo que ser divertida y risible a partes iguales, además de tener la épica y la suerte de tu lado.

De la narración, ya me quedo sin palabras. Debieran contratarte como guionista para sus suplementos.

Enhorabuena. Esperando desde ya nuevos updates.

     
I
* paisvasco The Mandalorian
Cabo (170 puntos)

#8
22/03/17, 11:27
Lo mejor del Punka es su trasfondo de posibilidades casi infinitas, y t√ļ has hecho gala de ello de manera inmejorable. Me dan ganas de empezar a m√≠ tambi√©n, l√°stima (y bendici√≥n para mi carrera) que por mi zona no se mueva.

     
I
* extremadur korsakov
Alférez (2330 puntos)

#9
22/03/17, 12:35
Vaya pedazo de informe, me encanta la actitud canalla y macarra que destila todo. Y mención especial para esa pedazo de mesa y las bandas tan chulas.

     
I
* madrid Abrasapuentes
Sargento (327 puntos)

#10
22/03/17, 16:24
Ja, ja, ja, muchas gracias por los comentarios, pero la verdad es que s√≥lo he tenido suerte de aunar tres cosas cojonudas, un buen reglamento que ha desarrollado la gente de Punkapocaliptic, un pintado sobresaliente de las minis conseguido gracias a Raivan, (es un superdotado y ha logrado dotar a las minis de mucha personalidad, s√≥lo tuve que comentarle el trasfondo que quer√≠a para mi banda y el resto corri√≥ de su parte), y por √ļltimo una escenograf√≠a acojonante que tiene la gente de 7 Grado y que nos ha dejado usar para estas partidas.

Al que tenga dudas, yo le recomiendo que pruebe el juego, las reglas son de descarga libre y los mismos creadores del juego invitan a la gente a jugar usando proxies, (como ellos dicen, mejor con nuestras minis que le ponemos mucho cari√Īo, pero oye, si tiene que ser con proxies, mejor usarlas a no probar el juego).

Es un juego canalla, para echar partidas de hora y media, inventarse escenarios a√ļn m√°s canallas y echarse unas risas. Ahora mismo estamos desarrollando una campa√Īa con las reglas Beta que han lanzado y la verdad es que la estoy disfrutando un mont√≥n. as√≠ que nada, quien quiera probarlo, que se descargue las reglas, pille las minis que tenga por casa y se eche unas partidas

     
I
* madrid Abrasapuentes
Sargento (327 puntos)

#11
22/03/17, 16:41
"A la caza de Martinejos"


Todo quemacazuelas que se precie tiene su gran secreto que hace que su bazofia sepa mejor. Jaime Oliver,  es el que corta el galligarto en los puestos de comida KFC y √©l no iba a ser menos que esos relamidos hijos de un gusarapo que se las van dando de algo porque en la Gaceta grasto, jastro, grastro‚Ķ, ¬°co√Īo, en la gaceta que hablan de los sitios que hay para llenar la panza en Puntechatarra sin que te envenenen!, simplemente porque digan de ellos que despu√©s de tragar su comida no hay que echar cuatro o cinco gargajos para quitarse el sabor a mierda de la boca.

Jaime aprendi√≥ por la v√≠a dura el alto arte de trinchar, echar a la fridora y cocinar cualquier mierda que corra por el P√°ramo y alguien sea capaz de tumbar de un zurriagazo. Y es que co√Īo, hay que tenerlos bien puestos para echarle huevos y dar de comer a gente que en el mejor de los casos no suele estar muy bien del torrado y siempre lleva una pipa o un pincho al cinto. Al t√≠o se le qued√≥ una caranchoa despu√©s de que hace a√Īos un jueputa le cruz√≥ la cara con dos chirlazos por no se que mierda de echarle choricerto de bufamelo a la piella valenciana‚Ķ Seg√ļn parece el tonto de los cojones de turno no paraba de gritar que √©l era un ‚Äúsuberita zampilonico‚ÄĚ que com√≠a por el placer de comer y no por mera supervivencia y se puso a discutir con el cocinero se el choricerto se le pod√≠a echar o no a esa plato tan de toda la puta vida. Y bueno, la cosa se hubiese quedado ah√≠, con el Oliver con dos tajos en la cara si no hubiese sido porque al cabr√≥n se le fue la olla y con su hachuela de cocina despiez√≥ al  mam√≥n suberita, lo ech√≥ a la puta freidora y se lo dio de comer a los bufamellos de una de las granjas de Puentechatarra.
El chaval tuvo sus m√°s y sus menos con los Jueces, que si no se pod√≠a matar a los clientes tocahuevos, que si seguro que no hab√≠a usados trozos del mam√≥n para d√°rselos a nadie de comer y no se que m√°s hostias‚Ķ, pero como el fulano no hab√≠a puesto ninguna ‚ÄúHoja de estoesunaputamierda‚ÄĚ, pues lo Jueces despu√©s de probar la comida por el morro y sin gastar una puta bala y ver que no sab√≠a rara, decidieron dejarlo estar‚Ķ

Desde ese día, no hay quien tenga huevos a decirle al Jaime que su gasuza sabe a mierda o que podría echarle tal o cual matojo a su salsa

As√≠ que el d√≠a que Jaime sali√≥ del sitio de las fridoras cag√°ndose en los putos tent√°culos de las madres de los mutardos porque se le hab√≠a acabado no se qu√© cojones que necesitaba para su ‚Äúsalsa de la hostia‚ÄĚ, Clint ‚Äúel Guapo‚ÄĚ ni pesta√Īe√≥, puede que no fuese el hijo m√°s listo que hubiese parido su madre, pero co√Īo, cuando el Oliver sale pidiendo Martinejos y cag√°ndose en los muertos de alguien con su hachuela en la mano uno hace lo que tiene que hacer‚Ķ, pillar la pipa, se√Īalar a los kies que est√°n contigo y decirles: ‚ÄúVamos a por Martinejos‚ÄĚ


La segunda partida que me tocaba jugar era La caza del Martinejo, un escenario que ya hab√≠a jugado antes y con una facci√≥n rival contra la que hab√≠a jugado tambi√©n anteriormente, los Mutardos. Sab√≠a que iba a estar en una clara inferioridad num√©rica, ya que de mis cinco pandilleros con los que empec√© la campa√Īa, uno hab√≠a resultado herido seriamente en la partida anterior y se iba a perder esta, por lo que esta partida s√≥lo podr√≠a poner cuatro minis en mesa. Por desgracia no consegu√≠ chapas suficientes en la fase de tiradas al finalizar la primera partida como para a√Īadir un nuevo miembro a la banda, as√≠ que decid√≠ ahorrar todo lo obtenido de cara a meter un nuevo miembro de cara a la tercera partida y as√≠ tapar posibles bajas que se produjeran en √©sta.

En frente mi rival desplegó once Mutardos, banda compuesta por un cabezón, dos perromorfos y 8 mutardos armados principalmente con mazas, cuchillos y demás chismes que pudieron encontrar en el Páramo para tratar de liarse a golpes con mis muchachos.

Como el objetivo de la partida era coger cuantos m√°s Martinejos mejor y ten√≠a una franca inferioridad num√©rica que pod√≠a volverse en mi contra si dispersaba a los miembros de mi banda, decid√≠ que lo mejor que pod√≠a hacer era un grupo fuerte con tres pandilleros, Clint ‚Äúel Guapo‚ÄĚ armado con su pistola y dos balas, Susi Flecha Azul con su arco y Pitt ‚Äúel Bizco‚ÄĚ, al que le quit√© el arco y le puse la maza que hab√≠a llevado Danny en la anterior partida. A Danny la equip√© con el arco de Pitt, ya que tras las subidas de experiencia de la primera partida, su ‚ÄúPrecisi√≥n‚ÄĚ hab√≠a subido 2 puntos y no pod√≠a desaprovechar esa ventaja.
As√≠ que mientras mis tres pandilleros iban a recorrer la mesa en grupo tratando de coger cuantos m√°s Martinejos mejor con Pitt, sus otros dos compa√Īeros le cubrir√≠an con el arco y la pistola, tratando de derribar a los mutardos antes de que llegasen al cuerpo a cuerpo y se viesen en inferioridad num√©rica. Mientras que Danny despleg√≥ en la pasarela intermedia del dep√≥sito de gasolina con toda tranquilidad‚Ķ, los mutis no ten√≠an armas de larga distancia, ella estaba en una posici√≥n privilegiada y con su nivel de ‚ÄúPrecisi√≥n‚ÄĚ, donde pusiera el ojo, iba a poner la flecha‚Ķ



Y justo después de elaborar mi preciso plan, el Páramo volvió a demostrar que cualquier plan que traces, es fácil que se vaya a tomar por culo en cuanto mueves a la primera mini…

Mi contrincante en el primer turno retras√≥ a sus perromorfos, que eran los que mayor nivel de agilidad ten√≠an en la partida y por tanto los primeros en mover, al √ļltimo turno de acci√≥n. Inmediatamente me toc√≥ a m√≠, as√≠ que hice avanzar a la carrera a mi grupo de tres pandilleros escorados a la derecha de la mesa con la intenci√≥n de coger los dos Martinejos m√°s cercanos a mi posici√≥n cuanto antes, mientras que con Danny llegaba a la pasarela superior del dep√≥sito de gasolina, posici√≥n ideal para dominar todo el campo de batalla. Ah√≠ finaliz√≥ mi primer turno y casi casi la partida
En el primer turno de los mutardos, mi contrincante movi√≥ a sus mutardos en direcci√≥n a los Martinejos que ten√≠an m√°s cercanos y a continuaci√≥n us√≥ el poder de Titiritero del Cabez√≥n, con sus perromorfos, concedi√©ndoles una acci√≥n de movimiento extra a cada uno, para terminar haci√©ndoles avanzar sus dos acciones contra mis pandilleros‚Ķ .Lo que les dej√≥ en una posici√≥n inmejorable para en el inicio del segundo turno, aprovechar su nivel de agilidad elevado que les permit√≠a ser los primeros en mover y cargar contra mis pandilleros. Ni que decir tiene que la carga fue demoledora y me pill√≥ totalmente a contrapi√©, era la primera vez que me enfrentaba a perromorfos y no sab√≠a la que me pod√≠a liar en un momento. Cuando quise darme cuenta mis tres pandilleros hab√≠an sido demoledoramente pasados por encima‚Ķ, un perromorfo lleg√≥ en su primer movimiento hasta Pitt arranc√°ndole un buen cacho de pierna y dej√°ndolo para el arrastre, si frenar si quiera el puto bicho malparido atac√≥ a Clint y se lio a dentelladas con √©l hasta dejarlo fuera de combate‚Ķ, y aqu√≠ comet√≠ un gran olvido en esta partida, como base de operaciones eleg√≠ para mi banda, ‚ÄúPantano‚ÄĚ, que me permite obligar al rival a repetir una tirada por partida, ten√≠a que haber obligado a mi rival a repetir la primera tirada de combate cuerpo a cuerpo por si la hubiese fallado y as√≠ tal vez hubiese podido contraatacar y eliminar al primer perromorfo‚Ķ, pero en ese momento no ca√≠ en esa posibilidad y cuando me quise dar cuenta, el segundo perromorfo atac√≥ al √ļltimo pandillero que me quedaba en pie del grupo de tres y‚Ķ, bueno, llev√≥ de hostias hasta en el cielo de la boca. No quer√°is saber lo que hicieron esos adefesios mal parido con el pobre Pitt ‚Äúel Bizco‚ÄĚ una vez que perdi√≥ el conocimiento‚Ķ, pero despu√©s de ese combate ha estado varios d√≠as sin poder sentarse‚Ķ



Y pr√°cticamente ah√≠ en el inicio del segundo de seis turnos, acab√≥ la partida. Los mutardos se dedicaron a recorrer el terreno haci√©ndose con todos los Martinejos, saquearon a mis pandilleros ca√≠dos llev√°ndose la pipa de Clint y la maza de Pitt. La √ļnica oposici√≥n que tuvieron en los siguientes tres turnos fue a Danny desde su privilegiada posici√≥n disparando flecha tras flecha y aunque logr√≥ bastantes impactos, tan s√≥lo una de ellas consigui√≥ herir y tumbar a un mutardo en los dos siguientes turnos.



Poco a poco los mutardos se fueron acercando hasta las escaleras que daban acceso al dep√≥sito y comenzaron a subir, ah√≠ tuve suerte y los mutis no lograron superar las tiradas necesarias para subir con todo su movimiento y avanzaron de 5 en 5 cm, lo que me permiti√≥ tumbar otro mutardo, la cosa se complicaba cada vez m√°s, porque por las dos escaleras no dejaban de subir mutardos, 4 bichos estaban subiendo para acabar con Danny‚Ķ, pero tan s√≥lo uno estar√≠a en disposici√≥n de llegar, uno fue tumbado con un preciso flechazo en medio del pecho, otros dos se lo pensaron mejor y prefirieron hacerse los remolones y no darlo todo en sus tiradas de dados para subir a buscar el combate cuerpo a cuerpo‚Ķ . Tan s√≥lo una de las mutardas de mi contricante logr√≥ llegar hasta arriba en el √ļltimo turno y trabarse en combate cuerpo a cuerpo con Danny, el primer combate fall√≥ la mutarda y tuve la posibilidad de tumbarla, pero los dados no me sonrieron y me dejaron a merced de la √ļltima tirada de dados de mi rival‚Ķ

Danny seguían con todo el cuerpo en tensión mientras mantenía el arco agarrado como si de una maza se tratara mirando fijamente a la mutarda de piel azul y ojos amarillentos…, esperaba que en cualquier momento esa puta bicha que se movía más rápido que una serpitona tratara de lanzarse de nuevo contra ella y clavarle uno de sus cuchillos, en ese momento un silbido sonó por todo el campo de batalla, la mutarda sonrió un poquito, chasqueó la lengua y empezó a retroceder lentamente sin dejar de mirar a Danny hasta la escalera que bajaba del depósito y antes de desaparecer con un salto, le sonrió y llevándose una de sus manos a la boca se lamió los dedos con su lengua bífida y comenzó a jadear la muy perra… . Danny se quedó tan alucinada que no atinó ni a poner de nuevo una flecha en el arco mientras veía como la guarra esa se alejaba cada vez más y más por el Páramo

-   Ser√° guarra la puta bicha malparida‚Ķ, que le coma el co√Īo al puto mont√≥n de esti√©rcol que la pari√≥- pens√≥ Danny. Aunque mientras miraba como se perd√≠a la mutarda detr√°s de un mont√≥n de ruinas, no pod√≠a dejar de pensar que con ese culito que ten√≠a y la forma en que era capaz de retorcer el cuerpo‚Ķ




Clint ‚Äúel Guapo‚ÄĚ a√ļn estaba mareado y le ven√≠an arcadas a la boca al menor gesto brusco que hiciera‚Ķ, -Joder, que somanta de hostias nos han pegado esos putos mutardos‚Ķ, y vete t√ļ a saber a quien co√Īo tengo que reventar a hostias para hacerme otra vez con una pipa‚Ķ- Hasta esos simples pensamientos le provocaban un dolor de cabeza m√°s jodido que la peor de las cogorzas que se hubiese pillado en su puta vida. As√≠ que prefiri√≥ no darle m√°s vueltas al tema, se masaje√≥ la sien con una de sus manos y se gir√≥ muy despacito para mirar a su gente, que estaban igual de hechos mierda que √©l‚Ķ

-   Rascaros el bolsillo cabrones y sacad lo que esos jueputas malparidos de los Cagatruchas, Mamatruchas o como co√Īo se quieran hacer llamar esos putos mutardos no os hayan levantado‚Ķ . No ser√© yo el que le diga a Oliver que no hemos tra√≠do los Martinejos que nos pidi√≥. Y ni una puta palabra de esto a nadie‚Ķ

Juntaron lo poco que los mutis no les levantaron en su prisa por volver a la sucia charca radioactiva de la que surgieran y mandaron a Danny a Puentechatarra a negociar un par de Martinejos frescos que llevarle al cocinero…


---------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las conclusiones de la partida fueron duras, pero esas son las mejores cuando de aprender hablamos. Hasta ahora me hab√≠a enfrentado a mutardos en partidas normales, no en el modo campa√Īa, de forma que mis pandilleros llevaban arcos, ballestas, rifles y pistolas, en esas condiciones los mutardos lo tienen complicado para llegar al combate cuerpo a cuerpo y puedes mantenerlos a distancia o al menos negarles partes del terreno de juego con las l√≠neas y corredores de disparo que generan tus armas a larga distancia, mientras t√ļ consigues tus objetivos. Punka no es un juego simplemente de mata-mata, puedes dejar a tu rival pr√°cticamente sin minis y sin embargo haber perdido la partida por no haber logrado ni un solo punto de objetivo, mientras que tu rival con una triste y solitaria mini en mesa en el √ļltimo turno gana gracias a controlar un objetivo.

Cuando juegas los pandilleros en una campa√Īa y m√°s cuando la est√°s comenzando, no tienes acceso a la mayor√≠a de las armas a larga distancia ni a ciertas armas de combate cuerpo a cuerpo como filos largos, etc‚Ķ, (a los Hijos de la Sangre Negra o Chatarreros les ocurre algo similar al no tener acceso de inicio acceso a gran parte de su armer√≠a), que te bonifican el combate o te permiten golpear a larga distancia. Si bien es cierto que dispones del arco, que reconozco que es un ‚Äúmust‚ÄĚ para los Pandilleros.
As√≠ que he aprendido por las malas que hay que tener mucho cuidado con los mutardos en estos compases iniciales de la campa√Īa y m√°s con los perromorfos. Sabes que vas a ser superado ampliamente, ya que el coste de los mutardos es bajo, mientras que cada pandillero cuesta 30 chapas de coste, por lo tanto tienes que preparar una buena t√°ctica para superar ese problema, te ver√°s ampliamente superados, pero tus pandilleros tienen mejores perfiles de atributo, as√≠ que saca partido de esa ventaja, ni√©gale al enemigo combate en condiciones ventajosas para √©l y ataque cuando lo veas claro.
Los perromorfos bien llevados y con una buena t√°ctica, como la que aplic√≥ mi rival, significa que pueden mover 45 cm en los √ļltimos compases del primer turno, (15 cm por el poder ‚ÄúTitiritero‚ÄĚ del Cabez√≥n, si se lo has puesto, claro, m√°s 30 cm por sus dos acciones de movimiento) y con su elevada agilidad, ser√°n los primeros en mover en el segundo turno, lo que significa que te trabaran a tus minis en combate cuerpo a cuerpo con bonificador de carga. Por lo tanto hay que estar pendiente de estos bichejos, ya que te pueden hacer un destrozo muy grande. Por el contrario los perromorfos no pueden ganar puntos de experiencia por combate cuerpo a cuerpo, as√≠ que por muchos enemigos que abatan, no podr√°n adquirir experiencia y ganar nuevas mutaciones, adem√°s, tampoco pueden controlar objetivos, as√≠ que su uso es limitado, l√°nzalos al combate y que se lleven el mayor n√ļmero de enemigos por delante antes de que el contrario los quite de en medio.

A m√≠ personalmente no me parece que los perromorfos o los mutardos est√©n muy potenciados, hay que buscar la forma de contrarrestarlos y tengo claro que seg√ļn avance la campa√Īa, los mutardos lo van a pasar cada vez peor. No se pueden meter m√°s de 12 minis por bandas, por tanto, cuando tengan el cupo de minis en la banda, s√≥lo les queda la posibilidad de gastar sus chapas en construcciones, ya que tampoco pueden acceder a una gran armer√≠a. Mientras, el resto de las bandas podemos ir adquiriendo cada vez m√°s miembros para nuestras bandas, reduciendo las diferencias cuantitativamente y haci√©ndolo con mejores perfiles medios que los mutis y adem√°s tener acceso a nuestros arsenales propios. Esto es impresi√≥n propia que tendr√© que contrastar una vez finalicemos la campa√Īa.

Otra cosa que tengo clara es que a m√≠ personalmente no me renta el territorio que elegido, ‚ÄúPantano‚ÄĚ, que te permite hacer repetir una tirada al enemigo en cualquier momento de la partida. En mi primera partida me olvid√© de usarla y en la segunda, me acord√© pr√°cticamente al final, es verdad que eso salv√≥ a Danny, pero tal vez hubiese podido frenar la arrolladora carga de los perromorfos al inicio del segundo turno y la partida hubiese sido diferente. No la use porque no me acord√© en ese momento de esa opci√≥n, as√≠ que para la pr√≥xima campa√Īa buscar√© algo que me de chapas o puntos de experiencia extras.

En la fase posterior de tiradas una vez finaliz√≥ la partida, tir√© por los heridos y de mis tres bajas, dos se recuperaron satisfactoriamente y podr√≠an estar en la siguiente partida sin problema, (Susi y Clint ‚Äúel Guapo‚ÄĚ), mientras que Pitt sufri√≥ una herida grave y se perder√≠a la siguiente bronca. As√≠ que volv√≠a a estar en una situaci√≥n parecida al final de la anterior partida‚Ķ, contaba con 5 minis, una de ellas no jugar√≠a seguro, otra depend√≠a de una tirada de dados, (con un 1 √≥ 2 antes de cualquier partida, no jugar√≠a) y tres minis sin problemas para jugar.
Menos mal que en la fase de obtenci√≥n de chapas, saqu√© lo suficiente para junt√°ndolo con lo que obtuve de la primera partida y no me gast√©, adquirir un nuevo pandillero a la banda y la pistola que perd√≠ que me saquearon los mutardos. A√ļn as√≠ me sobr√≥ un poco m√°s que decid√≠ guardar para ver si al final de la siguiente partida pod√≠a acceder a algo extra del arsenal una vez alcance los 300 puntos de prestigio, o tal vez pillar otro pandillero m√°s.

Jugar con Selva, del Club 7 Grado, fue un lujo. Partida fluida, sin aristas, las dudas del reglamento las solventamos sin mayores problemas y si bien es cierto que hay que saber perder con decencia, no es menos cierto que hay que saber ganar y en ese sentido selva se port√≥ como un aut√©ntico gentleman‚Ķ, juego limpio toda la partida, no se regode√≥ en la masacre y en su √ļltimo turno, con la √ļnica mini con la que pudo cargar a Danny, cedi√≥ el turno y retir√≥ a la mini sin tratar si quiera de asaltarme por no hacerme otro roto con otra posible baja. Muchas risas y buen rollos, a pesar de la derrota, disfrut√© de la partida enormemente y permiti√≥ aprender m√°s sobre el juego.

     
I
* madrid Abrasapuentes
Sargento (327 puntos)

#12
22/03/17, 16:50
Comentar que la campa√Īa la hemos enfocado de tal forma que vamos a tener 5 enfrentamientos obligatorios contra contrincantes prefijados que no nos podemos saltar y acabaremos la campa√Īa organizando un minitorneo entre los participantes. Tenemos dos semanas para jugar cada enfrentamiento, pudiendo tambi√©n juntar dos enfrentamientos en un √ļnico d√≠a y cubrir las dos partidas mensuales obligatorias. Ganar, empatar o perder genera una serie de puntos de victoria que ser√°n los que determinen la posici√≥n de cada uno al final de la Campa√Īa

Se decidi√≥ antes de empezar la campa√Īa que aquellos que quisieran echar alguna partida m√°s, podr√≠an hacerlo, finalmente hemos llegado al consenso que podemos echar una partida extra por cada partida oficial que echemos. Esas partidas te permiten mejorar los puntos de experiencia de tu banda para subir habilidades de tus integrantes, obtener chapas para reclutar m√°s miembros para la banda o comprar m√°s equipo. Por otro lado corres el riesgo de perder minis cara a futuras partidas, as√≠ que tienes que medir muy bien si quieres jugar partidas extras o no.

A mí personalmente que voy buscando echar cuantas más partidas mejor, no me importó echar una de esas partidas extras, así que el próximo informe que colgaré en breve será esa partida extra que jugué contra unos Chatarreros...

     
I
* madrid Suber
Alférez (3363 puntos)

#13
22/03/17, 17:37
 :rev :rev :rev :rev :rev
 :ss :ss :ss :ss :ss

Se os va la olla y me encanta. Brutal todo.

PD: Y sí, los suberitas hacemos las cosas por el placer de hacerlas, nunca por necesidad ;D ;D

     
I
* asturias Jashir
Marinero (61 puntos)

#14
23/03/17, 08:59
Genial.
La verdad es que desde la gente del Punka, si hay algo que nos encanta es ver que la gente se curre sus propios trasfondos, ya no sólo para sus bandas, sino incluso para las partidas.
Si por algo nos hemos querido diferenciar de otros juegos, es la cantidad de material trasfondístico que intentamos dar, ya sea historia, relatos, bestiarios. etc... y una de las razones es para tratar de motivar a la gente a estas cosas.
Si os gusta Punka y su trasfondo, en las Freak Wars esperamos tener novedades... pero a√ļn no adelantamos nada que estas cosas se nos chafan si lo hacemos.

     
I
* madrid Abrasapuentes
Sargento (327 puntos)

#15
26/03/17, 22:54
Tercera partida, (primera partida opcional de la campa√Īa)

"Muerde la bala"

Joder lo que hay que aguantar, despu√©s de toda la movida aquella con los mutis aquellos que les pillaron con los pantalones bajados en medio del P√°ramo, el jefe estaba de una mala hostia que no hab√≠a quien le aguantase. El muy mam√≥n, cada vez que sal√≠a del despacho era para tocar los huevos‚Ķ, - Alabama trae esto, Alabama llevo eso otro pacull√°, Alabama que te vas a ir a no se donde pa ver si no se que mierda que ha escuchado el Pitt es verdad‚Ķ- . Hasta los ovarios estaba del Pitt y del ‚ÄúGuapo‚ÄĚ, no paraba de pensar en todo eso mientras estaba en la puerta del ristarante cacheando a los mamones que iban a comer all√≠ la bazofia que serv√≠an y es que el cartel lo dec√≠a muy clarito, ‚ÄúArmas, hostias y mutos en la puta calle‚ÄĚ

Toda la mierda se la estaba comiendo ella, el Pitt porque a√ļn andaba renqueando desde el bujarreo que le hizo el perrochungo ese, co√Īo, que risas se echaban todos cada vez que le escuchaban cagar. De la Susi nada se hab√≠a sabido hasta hac√≠a un ratejo cuando apareci√≥ cubierta de polvo y entr√≥ a hablar directa con ‚Äúel Guapo‚ÄĚ, el jefe la hab√≠a mandado por ah√≠ para que viera no se que historias que el Pitt le hab√≠a contado al jefe‚Ķ Hab√≠an pasado varios d√≠as hasta que apareci√≥ y cuando lo hizo se encerr√≥ en el despacho a cuchichear con √©l


A la cabrona de la Danny nadie la tos√≠a y el jefe la dejaba tranquila, co√Īo, para no, 5 fulanos hab√≠a tumbado ya‚Ķ, y encima la muy perra no paraba de enredar a la chavala esa nueva que hab√≠an pillado para el garito, Samantha, aunque all√≠ ya la conoc√≠an como la del ‚ÄúPorr√≥n de d√≠as‚ÄĚ, porque la guarra de la Danny se la estaba trajinando desde el mismo d√≠a que el Clint la contrat√≥. Y claro, cada vez que le preguntaban que desde cuando andaba con las piernas abiertas como si se acabase de bajar de un Bufamello, la jod√≠a respond√≠a, ‚Äúun porr√≥n de d√≠as‚ÄĚ

Continuaba dándole vueltas a todo eso cuando por la puerta del garito sacó la cabeza Pitt y le silbó…, pilla los chismes que te vas de viaje

Alabama sonri√≥, le tir√≥ un beso y entr√≥ dentro del garito para trincar sus chismes. Joder, ya era hora, para eso se hab√≠a juntado con esa pe√Īa, para salir de Puentechatarra y no para estar plantada delante de una mugrienta puerta todo el d√≠a

Más tarde se enteraría que la Susi había estado detrás de un alijo de balas que un mamón borracho había escondido hacía semanas y que llevaba buscando desde entonces


Primera partida opcional que juego dentro de la campa√Īa. Aprovech√© que tras las dos partidas que jugamos por la ma√Īana, Caronte se anim√≥ a echar una extra por la tarde, que nos vendr√≠a bien a los dos para sacar unas chapas extras de cara a recuperar un poco nuestras bandas despu√©s de los dos primeros enfrentamientos.

La partida no pod√≠a estar m√°s igualada en lo que se refer√≠a a n√ļmero de integrantes de las bandas, 5 vs 5. Tanto mi rival como yo, ten√≠amos minis que no pod√≠an jugar esta partida por haber sido heridos gravemente en la anterior. De entrada puse en la mesa mis tres miniaturas ilesas, incorpor√© una nueva integrante a mi banda, que hab√≠a incluido gastando parte de las chapas que hab√≠a obtenido en las dos primeras partidas y por √ļltimo tir√© para ver que pasaba con Alabama, la pandillera que result√≥ gravemente herida en la primera partida, (antes de cada partida tengo que lanzar 1D10, con un resultado de 1 √≥ 2, se la perder√°), por suerte para m√≠ super√© la tirada y pude ponerla en mesa. Por √ļltimo dej√© al bueno de Pitt ‚Äúel Bizco‚ÄĚ atendiendo pedidos de galligarto en uno de mis restaurantes‚Ķ, el pobre a√ļn se ten√≠a que recuperarse su encuentro con los perromorfos bujarrones de los Birrafr√≠as‚Ķ, pobre desgraciado, han pasado dos semanas desde ese sucio y doloroso d√≠a y a√ļn no puede sentarse con paz de esp√≠ritu.



Desplegu√© mis 5 minis agrup√°ndolas en grupos de 2, uno pandillero preparado para impactar a distancia, mientras que el otro listo para el cuerpo a cuerpo. Clint ‚Äúel Guapo‚ÄĚ se emparej√≥ con la novata Samantha ‚ÄúPorr√≥n de d√≠as‚ÄĚ, por otro lado Susi ‚ÄúFlecha Azul‚ÄĚ form√≥ t√°ndem con ‚Ķ. , las chicas ya se conocen, est√°n bregadas y saben trabajar bien juntas. Por √ļltimo dej√© Danny sola a su aire, ya que hasta ahora se ha demostrado como mi pandillera m√°s capaz y es la √ļnica que hasta el momento no ha ca√≠do en ninguna de las partidas.



Por ronda de Agilidad me toc√≥ comenzar a m√≠ el primer turno, as√≠ que las 2 acciones que ten√≠a con todas mis miniaturas las aprovech√© para dirigirme hacia los objetivos. La idea era sencilla, que Clint ‚Äúel guapo‚ÄĚ abriera uno de los contenedores a ver si pillaba balas y as√≠ poder repartir plomo y amor a partes iguales entre los Chatarreros, el t√°ndem de Susi pillar√≠a balas y a lo largo de la partida, cuando surgiera la oportunidad, se las pasar√≠an a su jefe y a Danny la dej√© a su aire, corriendo a buscar una buena posici√≥n cercana a uno de los objetivos hacia los que se iba a dirigir mi rival, con idea de tenderle una emboscada y tratar de tumbarle una mini de inicio.

Los chatarreros conocedores de lo peligrosos que son los arcos de los pandilleros, avanzaron hacia sus objetivos buscando todas las coberturas posibles y tratando de evitar líneas de tiro.

En el segundo turno ambas bandas alcanzaron cada una dos objetivos, realizaron las tiradas oportunas y recogimos las balas correspondiente en cada uno de los contenedores, Clint obtuvo dos balas y Samanta obtuvo una. Danny por su parte al inicio de su turno iba buscando tumbar ya a su primer Chatarrero…
 

‚ÄúDanny agazapada tras una pared escuchaba los cautelosos pasos de un Chatarrero avanzando hacia un contenedor que ten√≠a a la vista‚Ķ - Mierda, mierda, mierda, ese mam√≥n no acaba de ponerse a tiro‚Ķ-, Danny no lo dud√≥, si el Chatarrero no se pon√≠a a tiro, era har√≠a que lo estuviese, encord√≥ una flecha en el arco y avanz√≥ con el arco apuntando al suelo hasta que capt√≥ por el rabillo del ojo una sombra que se mov√≠a y sin pensarlo dos veces, tens√≥ el arco y dej√≥ escapar la flecha‚Ķ‚ÄĚ



La confianza ciega es el peor enemigo de una tirada de dados, y con Danny después del buen resultado que me había dado en las dos partidas anteriores y fiándome en su precisión 6, me vine arriba como pedo de buzo, y decidí disparar a media distancia tras haber movido, así que iba a un 5 menos y..., ya os imaginaréis así que la cagué en la tirada para impactar de Danny y en cuanto pudo el Chatarrero aprovechó para tumbar a Danny y birlarle el arco… .De golpe había dejado un hueco enorme en el lado derecho de mi mesa, ya que mis otras cuatro minis estaban centradas en la mesa escorándose hacia la izquierda. Hueco que mi rival prefirió no aprovechar para pillar a mis kies por la espalda en lo que quedó de partida.

Los chatarreros tomaron sus objetivos en su segundo turno y trataron de dejar cuantas más minis cubiertas mejor. Con dos de sus minis comenzó a subir por las escaleras del edificio central que dominaba la mesa, con la clara intención de hacerse

 En mi tercer turno trate de entorpecer los movimientos de mi contrincante y no permitir que se hiciese con el control del centro de la mesa, m√°s que nada porque se trataba de una posici√≥n elevada con muy buenas coberturas y si lo consegu√≠a, el resto de la partida iba a consistir por mi parte en tratar de no sufrir m√°s bajas. Por tanto encamin√© a Clint ‚Äúel Guapo‚ÄĚ y a Samantha hacia las escaleras de acceso al edificio que hab√≠a en mi lado de despliegue. Mientras tanto Susi aprovech√≥ que ten√≠a dos Chatarreras pasaron corriendo delante suya en busca de una buena cobertura tratando de flanquear a las dos pandilleras.


“La arquera no titubeó ni un instante, aspiró tranquilamente, se llevó la mano al carcaj de su cintura y con toda la calma que pudo encordó la flecha en su arco, se tomó un segundo para apuntar y fijar su blanco…, dejó ir la fecha y vió como en plena carrera una de las chatarreras girabaen el aire en medio de una de sus grandes zancadas y caía desplomada al suelo.




-          ¬°Bingo, una revuelva mierda menos!, grit√≥ mientras levantaba el arco en alto.

 

En el tercer turno de los Chatarreros, √©stos continuaron subiendo las escaleras para llegar a la plataforma superior del edificio central. Pero no es f√°cil subir unas escaleras encima del artefacto infernal con ruedas en el que iba retrepada esa vieja pelleja, porque entre crujidos, chirridos y gigantescas nubes de vapor y carb√≥n‚Ķ, el cacharro avanzaba a paso de tortuga, acci√≥n tras acci√≥n, la chatarrera fallaba chequeo tras chequeo de movimiento y s√≥lo pod√≠a avanzar a la mitad de su movimiento, as√≠ que no fue hasta el final de este turno, que logr√≥ situarse en la plataforma superior del edificio. Y su compa√Īero que iba detr√°s, no deb√≠a fiarse demasiado de que el chisme ese no explotase en cualquier momento, porque √©l tambi√©n prefer√≠a tomarse las cosas con calma y subir a buena distancia de su compa√Īera.

La chatarrera que corr√≠a al lado de la compa√Īera que acababan de abatir, dispar√≥ sobre la marcha, sin pararse a apuntar y en vista de que fall√≥ el disparo gir√≥ en redondo y se alej√≥ corriendo hasta ponerse detr√°s de una cobertura mientras a sus espaldas le segu√≠an las risas y las amenazas de las pandilleras‚Ķ


En el cuarto turno, todo hac√≠a presagiar que una sangrienta tangana iba a tener lugar en el edificio central por la cantidad  de kies que se estaban juntando en √©l. Al final del turno pr√°cticamente ten√≠a ya a mis cuatro pandilleros en la plataforma superior o bien estaban ya a mitad de escalera. La vieja pelleja al ver la que se le ven√≠a encima, no lo dud√≥ ni un segundo y decidi√≥ aplicar el lema que figura en el credo Chatarrero: ‚ÄúHuye para vivir otro d√≠a‚ÄĚ, as√≠ que hizo patinar su cacharro loco y esta vez no tuvo problema con los chequeos para mover normalmente y baj√≥ a toda velocidad las escaleras rebotando peligrosamente en cada uno de los escalones de bajada. A su compa√Īero no le hizo falta  saber lo que se les ven√≠a encima‚Ķ, le bast√≥ con escuchar los gritos de su compa√Īera para a mitad de escalera darse media vuelta y salir tambi√©n huyendo.



En el inicio del 5 turno situé a mis pandilleros controlando los tres lados restantes al que yo había utilizado para subir, buscando ofrecer el menor perfil para el disparo de los chatarreros, mientras mi rival buscaba poner a cubierto a su gente, así que fue un turno rápido, donde primaron más los movimientos tácticos que la acción.



En el sexto turno mi arquera volvi√≥ a demostrar que estaba en racha y desde la posici√≥n en la que estaba tumb√≥ un nuevo Chatarrero, Clint tambi√©n intent√≥ hacer diana sobre el enemigo, pero su disparo fall√≥ por un palmo y no dio al Chatarrero que estaba apuntando, coloqu√© las otras dos pandilleras cubriendo a mis activos m√°s valiosos, Clint y Susi, esperando que llegado el caso de que mi rival consiguiese alg√ļn impacto, pudiese salvar esas dos minis. Los chatarreros que quedaban y estaban en disposici√≥n de disparar abrieron fuego sobre mi gente y las balas pasaron silbando alrededor de mi gente‚Ķ, pero en el √ļltimo disparo, con una tirada de 2 o menos en 1d10, el afortunado chatarrero sac√≥ un 2 y tumb√≥ a Samantha‚Ķ . En el √ļltimo suspiro de la partida, perd√≠ a los puntos merecidamente por mis despistes‚Ķ

 

Aunque habíamos empatados en objetivos conseguidos y en contrarios derribados, a la hora de sumar los puntos de los abatidos, mi rival ganaba de calle, ya que sólo dos pandilleros abatidos sin equipo son 60 chapas…, así que concedí la justa victoria a mi contrincante.

Y digo que la derrota me la merec√≠ de todas todas, porque ese √ļltimo disparo lo pod√≠a haber impugnado usando la regla especial que ofrece mi territorio para la banda, ‚ÄúPantano‚ÄĚ, que me permite obligar a mi rival a repetir una √ļnica vez por partida una tirada de dados que tenga que realizar‚Ķ, ¬Ņqu√© probabilidades habr√≠a de que mi rival sacase dos veces seguidas menos de un 2 en dos tiradas consecutivas de un D10?. Por si fuera poco, cuando est√°bamos realizando ya las tiradas para ver cuanto dinero recaudaban nuestras bandas, nos dimos cuenta de esta partida era en realidad a 8 turnos y no a 6, as√≠ que esos 2 turnos extras podr√≠an haber hecho mucho por cambiar las cosas, ya que ten√≠a a dos de sus chatarreros a tiro y en el siguiente turno, tal vez hubiese podido darle completamente la vuelta a la situaci√≥n con alg√ļn abatido m√°s.


En fin, partida disputada y re√Īida hasta el final, que perd√≠ a los puntos por mi mala cabeza, pero me fui con un buen sabor de boca. En la tanda de tiradas despu√©s de la partida consegu√≠ otro pu√Īado de chapas que tendr√© que ver como invertir. Recuper√© a mis ca√≠dos y sal√≠ con m√°s balas de las que hab√≠a entrado, as√≠ que en resumen, no fue un resultado malo para mi gente.

Como en las dos anteriores, disfrutamos un mont√≥n de la partida, nos re√≠mos con las tiradas de dados que nos hund√≠an en la  miseria o nos elevaban a la gloria suprema. Y sobre todo, del buen rollo que genera Caronte en una partida, ese estoicismo con el que encaja los reveses del destino en cada tirada de dados.
Ya había tenido oportunidad de jugar contra Caronte en otra ocasión y la verdad es que es una gozada jugar con él y echarnos unas risas a costa de sus prodigiosas manos con los dados..., hasta sus rivales celebramos sus aciertos con los dados cada vez que se producen
 
Y como caballeros que somos, no hacemos demasiada sangre con el "cementerio indio" que está levantando en el patio trasero de Puentechatarra. El día que los muertos de Puentechatarra se levanten para tratar de devorar a todos los kies que nos jugamos la vida en cada enfrentamiento contra las bandas rivales..., os aseguro que la mitad de los pochos que veáis son Chatarreros suyos, ja, ja, ja.


Clint ‚Äúel Guapo‚ÄĚ estaba retrepado en el sill√≥n y con los pies encima de la mesa del peque√Īo despacho que hab√≠a detr√°s del restaurante que regentaba en Puentechatarra. Ten√≠a el sombrero calado tap√°ndose los ojos y meci√©ndose r√≠tmicamente con el vaiv√©n del respaldo de su sill√≥n.
Las cosas poco a poco iban mejorando, ya quedaba olvidada la jodienda de pesadilla que sufrieron sus chicos con la puta horda de mutis con las que se cruzó en el Páramo hacía un par de semanas, Pitt parecía recuperado de sus heridas y los kies estaban con la moral alta, esperando una oportunidad de demostrarle a él y a la Coronel Sanders que eran lo suficientemente duros como para regentar el nuevo garito que la jefa tenía pensado abrir…

De fondo se escuchaba el estruendo de cacharros en la cocina, el traj√≠n de la pe√Īa entrando y saliendo del garito de comidas, las risas, maldiciones y charlas de los fulanos que entraban a comer sus famosos ‚ÄúGalligartos rebozados‚ÄĚ, 12 cachos por una m√≠sera bala

La puerta se abri√≥ de golpe y no tuvo que levantar la vista para saber que era Pitt ‚Äúel Bizco‚ÄĚ el que acababa de entrar. Clint suspir√≥

-   Co√Īo Pitt, que te dije que no quer√≠a que nadie me tocara los huevos hasta que saliera yo de aqu√≠
-   Ehhhhh‚Ķ- Pitt trat√≥ de centrar la mirada en su jefe-. Ya bueno‚Ķ, pero es que vengo de donde pillamos la carnaza para preparar los crujientes a la fridora y a la que volv√≠a con los desmoches que he pillado donde "El Guarro" tira lo que le sobra de dar de comer a sus bichos..., ya sabes, para lo de la salsa misteriosa del Oliver..., pues que me he encontrado con el Sajarratas y me ha dicho que ven√≠a de estar con unos fulanos que han encontrado unos bugas abandonados pasada la zonas de ‚ÄúLas Toperas‚ÄĚ, ya sabes jefe, por donde viven aquellos joputas que excavaron sus casas en un bujero y‚Ķ

Clint se levantó el sombrero de ala ancha y clavó la mirada en Pitt hasta que éste dejó de parlotear como una crocrorota de esas que están todo el puto día haciendo ruido volando de aquí para allá y cagándose encima de todo fulano que pasa por debajo suya.

-   Pitt, a ver si la pr√≥xima hostia te la calzo yo en vez de un muti‚Ķ, que sueltas m√°s mierda por la boca que por el bujarro. Que me importa una puta mojama si un cabr√≥n vive en un bujero en el suelo o en el bujero de tu puto culo, si coges la gasuza pal Oliver del cubo de la mierda o del Mercado de los Bichos. T√ļ dime, ¬Ņsabes donde est√° el sitio ese de los bugas‚Ķ? . Pitt asinti√≥ con la cabeza, - Est√° a 3 d√≠as de patas de Puentechatarra, saliendo por la ‚ÄúPuerta del mercado‚ÄĚ
-     Estupendo-, asinti√≥ Clint. - Avisa a los kies, diles que pillen que todo lo que necesiten para estar 7 d√≠as fuera, que no se olviden de pillar tambi√©n unos pellejos para llenarlos de gasofa.

Sin esperar a que Pitt saliera echando hostias de allí, se levantó del sillón, se dirigió al armario cerrado que había en su despacho y lo abrió. Era hora de repartir las armas entre los muchachos y salir a ganarse las chapas.

     

La Armada  »  Wargames y Miniaturas  »  Wargames futuristas  » Tema: PUNKAPOCALIPTIC: Clint "el Guapo", aventuras y desventuras de un KFC

Noticias y destacados

Buscador



¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?

Panel Usuario

 
 
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o reg√≠strate. ¬ŅPerdiste tu email de activaci√≥n?

Novedades del Directorio de blogs

Mensajes recientes